jueves, enero 13, 2005

Sinatra en Capitol Records


En el año 1953, Frank Sinatra se encuentra sumido en una profunda crisis personal, artística y financiera. Su contrato con Columbia, ha finalizado. Traumática ruptura con el verdadero amor de su vida, la hermosísima Ava Gardner, y el fracaso de sus últimas grabaciones han destrozado a "La Voz" tanto en lo profesional, como en lo personal. Nadie da un centavo, por un artista, que, en aquel momento, está, para todos, acabado. Lejos se encontraban sus épocas de fulgurante éxito, primero con la orquesta de Dorsey y luego en solitario. Aquella época en la que enajenadas adolescentes le perseguían incansables, para intentar apenas rozar el cuerpo de aquel joven delgaducho y débil que con sus baladas arrasaba los corazones de sus seguidoras.
Sinatra comenzaba una "segunda carrera" y era ahora la discográfica Capitol la que, sin demasiado convencimiento, le abría de nuevo, una puerta. En aquel año, comenzaba la etapa mas fructífera, artísticamente hablando en la carrera de Sinatra.
Desde su primer larga duración "Song for young lovers", hasta el último grabado para esta discográfica en 1961, el maravilloso "Point of no return", Sinatra nos ofreció, durante casi diez años, un repertorio de fabulosas grabaciones, en las que progresivamente su voz y su fraseo iban ganando en seguridad y madurez, impulsado sin duda por los arreglos de Axel Stordahl y sobre todo, de su inseparable Nelson Riddle, que confirió a dichas grabaciones un espíritu eminentemente jazzistico. Porque no hay que olvidar, que, aún cuando Sinatra es un cantante de música popular, también lo es de Jazz: Sinatra grabó durante su carrera, con las orquestas de Count Basie, y Duke Ellington. El trompetista Harry James se convirtió en un acompañante habitual en sus grabaciones y actuaciones. Su forma de cantar, su fraseo, sus improvisaciones sobre la melodía estaban cargadas de un enorme swing. Tal vez baste recordar, que el propio Miles Davis, que no es precisamente sospechoso de atribuir cualidad alguna a un blanco de forma gratuita, afirmaba, que aprendió a frasear escuchando a Sinatra.
Y es que, cuando escuchamos a Sinatra nos planteamos a menudo donde esta el Secreto. ¿Que es lo que le diferencia de otros geniales crooners como Bing Crosby o Tony Bennett?. Sin duda el tono de su voz es decisivo: Es viril, sin vibrato, carente de toda afectación.
Imaginémoslo: Solo en el escenario o en el estudio, frente a un micrófono, allá en los años 50, cuando el mundo era joven. Ahí está con su sombrero ladeado y su traje a rayas; Sinatra es eminentemente elegante. Tal vez acabe de ordenar que "aprieten" a algún incomodo adversario de la cosa nostra (porque, según dicen, Sinatra era un "hombre de respeto") o quizás haya gastado poco antes U$S 50.000 en un casino de Las Vegas; da igual, su entonación y su fraseo serán perfectos. Su autoridad es total, el dominio, absoluto. En el estudio, Sinatra no repite las tomas; la primera no solo es la mejor, es la única posible. En ocasiones alarga las palabras, modifica la entonación de las frases, introduce constantes contrapuntos y variaciones en la melodía, que transmiten un swing contagioso. Su voz es un insinuante guiño a un oyente fascinado por esa personalidad de atractivo irresistible. En las baladas huye de cualquier sentimentalismo fácil. Su técnica baladistica nunca es lacrimógena sino simplemente emocionante.
Pero sobre todo, Sinatra nos convence siempre de que ha interpretado la canción de la mejor manera en la que es posible hacerlo. Tal vez otros lo hagan de otra manera, pero él es el paradigma. Es difícil explicar el porque, quizás porque se trata de un sentimiento y siempre es complicado explicarlo con palabras o mas bien es conveniente no intentarlo siquiera.
“Point of no return” en 1961, pone fin a este periodo sin igual en la carrera de Francis Albert Sinatra. Fue ésta una etapa de gran calidad musical, pero también de enorme éxito comercial. Álbumes de larga duración y sencillos, como "Song por swinging lovers", "Sinatra swingin´session", "Only the lonely", "Close to you", "No one cares", "Where are you", "Come fly with me" y otros muchos, son hoy, grabaciones de culto, joyas discográficas.
Sinatra creaba en ese año su propia discográfica Reprise, con la que se iniciaba un periodo más comercial aunque también lleno de magníficas grabaciones. Pero si bien el conjunto de las grabaciones efectuadas por "la voz" a la lo largo de su carrera le colocan en un lugar de privilegio en la música del siglo XX, las efectuadas para la Capitol, reservan a Sinatra un puesto destacado en la historia del Jazz vocal.




Muy buena versión de “Just One Of Those Things”

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No escriba "apreten" sino "aprieten"

BELMAR dijo...

*

Muy interesante tu blog!


Yo también comparto el gusto por el jazz...


Te invito a visitar So What!, mi homenaje melómano a mis preferidos...

*

Manolo dijo...

No comparto en absoluto la característica de "sin vibrato". Y mas cuando Sinatra en los años 40 en la orquesta de Dorsey estaba en plenitud vocal se aprecia en cualquier tema su excelente vibrato.